Sobre los maltratadores y la ley

Cada año, el gobierno da unas cifras sobre los maltratos, sobre la violencia doméstica que se lleva por delante vida, lo llaman violencia doméstica cuando deberían decir asesinato.

Y se sigue viendo lo de, “a pesar de tener una orden de alejamiento fue asesinada por su pareja”, es decir, un papel que impone que el maltratador no se puede acercar a menos de x metros de la víctima.

Todo muy bonito en la teoría, pero en la práctica eso no sirve de nada, por mucho orden de alejamiento que haya, el crimen se sigue perpetrando. La solución es bien sencilla, con la orden de alejamiento, a la víctima se le da una pulsera de localización, y al maltratador se le pone una pulsera de descargas que no pueda quitarse. Si entra en la zona de alejamiento, una descarga de aviso, si sigue acercándose, una segunda descarga más fuerte de último aviso, y si persiste una tercera descarga que incapacite al sujeto y mande una señal de aviso a la policía.

Puede parecer caro, pero una vida no tiene precio, y así se evitarían muchas muertes.

Anuncios

Un pensamiento en “Sobre los maltratadores y la ley

  1. Vaya, tu idea es realmente buena, espero que encuentre la difusión adecuada.

    Yo fui víctima de uno de estos indeseables y es difícil, si no lo has sufrido, imaginar lo complicado que es salir de una situación así.

    No denuncié porque en el centro de atención a la mujer me informaron sobre esta opción y significa que al denunciado se le pone en búsqueda y captura y lo encierran unos 2-3 días hasta que hay un juicio rápido en el que se decide si hay orden de alejamiento o no. Cuando pregunté qué posibilidades tenía me dijeron que un 50% ya que dependía completamente de la sensibilización (o la carencia de ella) del juez o jueza en cuestión.

    A mi me pareció que si este malnacido ya me seguía para matarme, no dudaría en hacerlo si lo encerraban y lo soltaban a los tres días tras un calvario de arresto y juicio de los que me echaría toda la culpa. Lo máximo que podía conseguir era la pulserita si al tirar la moneda me salía cara, y la verdad, mi estrategia siguió por otros caminos, pero tras 5 años ya desde la última vez que lo vi, conservo la vida y ya no vivo en amenaza constante.

    A veces la justicia nos pone más en riesgo, yo lo quise evitar, pero sufro las consecuencias de los años que me hizo perder sin tener ningún tipo de las ayudas que tienen las mujeres que han denunciado. Aún tengo secuelas que nadie me va a compensar. Lo que hay que evitar a toda costa es que existan más casos así,

    Un saludo, y felicidades por el buen contenido del blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s