Motivación


Bueno, entre medias de tanta mala noticia, es bueno parar y recapacitar.

Sabemos que las cosas están mal, ahora hay que saber, qué podemos hacer nosotros.

De pequeño un profesor me dio tres claves, que se han convertido en los principios que van rigiendo mi vida, y entre ellos el más importante es este: “con esfuerzo puedes conseguir los que quieras”.

Y es sencillamente así, mucha gente se estanca, piensa que no puede, bien porque no se ve preparada, bien porque la sociedad le ha introducido barreras a lo largo de su educación.

Ya es hora de que vayamos soltando esas ataduras, todo el mundo puede hacer cualquier cosa que se proponga, con el esfuerzo adecuado, todo invento, toda meta, ha sido alcanzado por un ser humano como cualquiera de nosotros, la mayoría de los inventores y descubridores tenían sólo una diferencia con una persona actual, sobrepasaban las limitaciones impuestas por su entorno, cambiaban el punto de vista, superaban los límites de la realidad dibujada.

Además, siempre, en toda crisis es donde aflora el instinto evolutivo, todo aquello que nos hace mejorar, tanto como individuos como sociedad, afinamos nuestros sentidos para seguir adelante y superar los obstáculos.

Por lo tanto, hoy hay que mirar al futuro con esperanza, teniendo en cuenta por supuesto los errores que nos han traído hasta aquí, avanzado hacia una humanidad unida y cooperante, sensible de que cada ser es igual a todos.

Por supuesto, esto es una utopía, pero perseguir utopías es lo que nos ha hecho llegar hasta aquí, y no debemos parar.

Anuncios

Infringiendo la Constitución I


A la luz de como se están poniendo las cosas, echemos un vistazo:

Constitución Española:

Artículo 1.1 “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político

Bien, aparte de lo evidente, el pluralismo político se infringe con la reforma de la ley electoral, la cual exige un número de firmas para constituir un partido político.

Artículo 15 “Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes…”

Como hemos comprobado, y dada la catadura moral de este gobierno y el anterior, se ha permitido a los cuerpos de “seguridad” del estado infringir este artículo, y en estos últimos días con el agravante de que los agredidos eran menores de edad desarmados.

Artículo 35.1 “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión y oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”

Primero,  pretendían saltarse este artículo obligando a los trabajadores a coger el primer trabajo que les ofrecieran, en las condiciones que les impusieran, si no querían perder la prestación por desempleo, la cual ya has conseguido mediante tu trabajo.

Y segundo 641.40€ al mes, brutos, es una cantidad que ya en pocos sitios basta para mantener a una familia, según el aumento de los precios, nuestro salario deberían ser de al menos 1000€ brutos al mes.

Artículo 44.2 “Los poderes públicos promoverán la ciencia y la investigación científica y técnica en beneficio del interés general”

El PP ha infringido flagrantemente este artículo eliminando el ministerio de Ciencia y Tecnología y vaciando el presupuesto para investigación y desarrollo.

Más adelante seguiré desgranando las maneras en que tanto los partidos políticos como los banqueros y empresarios infringen la constitución.

Confianza perdida


A raíz de las últimas actuaciones de la policía, y de su negativa a proteger al ciudadano se ha vuelto a abrir el ciclo de desconfianza.

Un ciclo que se estaba empezando a cerrar, en que la policía estaba para proteger al ciudadano, en que estaban recuperando la proximidad con la gente tan necesaria para llevar una sociedad civilizada.

Y tras la actuación insólita contra menores de edad que protestaban justamente por la falta de unos recursos por los que sus padres, y todo el mundo está, vuelve a estar la pregunta ¿cómo puede la policía creer que contará con el apoyo de esos jóvenes a los que ha maltratado? ¿qué confianza van a tener ahora? ninguna, a partir de ahora les temerán, desconfiaran de cada agente, y en lugar de ver a los agentes como protectores van a verlos como enemigos.

Y esa es una confianza que tardarán en recuperar, ya que esta desconfianza se transmitirá en la comunidad, y creará inseguridad.

 

V de Vendidos


Así es señores, V de Vendidos, vendidos que nos dejaron los sindicatos durante todo el gobierno del PSOE, porque solo se puede hacer huelga general cuando gobierna el PP.

V de Vendidos que nos está dejando este gobierno ante lo que se nos viene encima, sabiendo ya, que pone los intereses de otras naciones por encima de nuestros intereses.

V de Vendidos ante un sistema reforzado por políticos en el cual desde que nacen te ponen unas anteojeras y se esfuerzan en que las sigas llevando durante toda tu vida.

V de Vendidos ante un ministro de cultura que miente lo mismo que habla, que trata de justificar unas absurdas leyes basándose en mentiras.

V de Vendidos ante Estados Unidos por todos y cada uno de los gobiernos que hemos tenido, que han ido cediendo soberanía a ese país.

V de Vendidos ante un lenguaje judicial y económico, astutamente urdido para que resulte complicado de interpretar, e incluso su simple lectura resulte difícil. Lleno de ambigüedades y de huecos cuidadosamente colocados para que los que se aprovecharon haciendo la ley puedan aprovecharse haciendo la trampa.

V de Vendidos ante una sociedad que nos recriminaba la pasividad ante el sistema, y ahora nos recrimina nuestra actividad contra este.

Por eso debemos cambiar esta V de Vendidos por una V de Vendetta, y empezar a devolver el daño recibido y a recuperar palmo a palmo lo que nos han ido robando.