Desconfianza


Tras un tiempo sin escribir vuelvo a la carga. Hoy toca la desconfianza, desconfianza hacia los políticos, hacia los sindicatos, hacia cualquiera que quiera erigirse como representante. Parece que se lo han ganado a pulso, pero, ¿y si fuera parte de una estrategia mayor?

Hemos crecido viendo como el bipartidismo arruinaba este país, minando la confianza de la gente en los políticos, políticos que servían a las empresas teniendo luego un puesto en estas cuando acababan su mandato, como ejemplo Aznar y González. Políticos que han mentido, que decían una cosa para el ciudadano y votaban otra en el congreso, políticos que deberían estar presos por entregar la soberanía española a potencias extranjeras como pasó cuando entramos en el euro.

También hemos visto como los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT han permitido sin convocar huelga general, mientras estaba el PSOE en el poder, el principio del desmantelamiento del estado del bienestar en la parte económica, ya que por su parte el PSOE hizo avances sociales para darse imagen mientras permitía derroches monumentalmente estúpidos, como el de la empresa “Don Quijote” por parte de su partido, o el aeropuerto sin aviones por parte del PP.

También he visto como se han infiltrado dentro de los nuevos movimientos sociales, queriendo liderarlos para poder tirar por tierra lo conseguido.

Todo ello se produce para que desconfíes, para que todo político sea malo, y si es bueno es que algo se lleva, para que los sindicatos sean los perritos del estado, para que cada vez que alguien con suficiente cabeza y buenas intenciones, así como las ideas claras quiera liderar y unir a la gente sea visto como un aprovechado.

Pensadlo bien, todo esto lleva años pasando, estaban preparándose para estas circunstancias. No podemos dejarles ganar.

Anuncios