Héroes


No, hoy no toca hablar de superhéroes, nada de Superman, nada de Thor, nada de ficción, hoy tocan héroes reales.

Pequeños grandes héroes, todos aquellos que sacan adelante una familia con unos ingresos miserables, que son capaces de quitarse comida de la boca para que sus hijos no pasen hambre, que pueden trabajar 20 horas diarias si con eso consiguen seguir adelante.

Héroes que dan la cara ante el sistema, que sin armas, armaduras ni poderes se sitúan delante de una manada de psicópatas armados hasta los dientes. Que son apaleados por estos, y aún así vuelven a enfrentarse a la némesis de la humanidad, el gran villano, el sistema, el capital, y todas sus extensiones, gobiernos, multinacionales y bancos.

Héroes comparten con los más pobres lo que pueden, que intentan ayudarles, pese a que el sistema estará ahí para que no prosperen.

Héroes conocidos, como Jordi Évole que camina sobre una cuerda muy floja atacando abiertamente al villano, poniendo de manifiesto todos sus subterfugios y artimañas. O como Balatasar Garzón, retirado de su cargo por atacar las raíces de la corrupción con el arma que les daña, la verdadera justicia.

Y héroes anónimos, que desde las sombras de la red atacan diversos puntos del sistema para intentar debilitarlo.

Todos llevamos un héroe en nuestro interior, es hora de que salga, y que el gran villano y sus discípulos se vean rodeados por un mundo de héroes.

Anuncios

14N Poca huelga de trabajo, mucha de consumo y mucha manifestación


Así se puede resumir en un principio el 14N.

La gente ha ido a trabajar, bien porque no quieren perder ese día de sueldo, bien porque quieren pero la empresa les amenaza con echarles, pero sin embargo muy poca gente ha ido a comprar, o ha gastado, también, entre otras cosas, porque cada vez hay menos dinero, y luego en la calle se han visto manifestaciones multitudinarias por todos lados.

Luego viene el baile de cifras, que yo lo voy a datar según mi ciudad, hoy los sindicatos decían que eramos 15.000, la subdelegación del gobierno dice que 550, yo digo que estaríamos como algo más de 8000, vale que los sindicatos se hayan pasado, pero es muy ridículo decir que fueron 550 personas, que parece que no saben contar, que hay que mandarlos de vuelta a primaria.

Luego está lo que han ido viviendo, a mi me ha tocado lejos, en Madrid y Barcelona, primero con el ataque a un menor de edad que no tiene justificación ninguna, después con la señora que va a perder parte de la visión de un ojo. Y al final de la noche, unos dicen que han empezado unos y los otros que no, poco importa ya, el caso es que el pueblo está empezando a ver que esa no es su policía, que están desprotegidos, y se están creando sus propias defensas contra esas bestias, que por su parte van armados y protegidos de arriba a abajo contra gente que como mucho llevara una piedra o un palo.

Y el gobierno niega y niega y seguirá negando, y ya poco importa, porque cada vez le toca a más gente de cerca y por mucho que mientan, la mentira les va a estallar en la cara.

Dicen que no somos Grecia, y es cierto, no somos Grecia… todavía.