Imbeciles al volante


Así de sencillo, todos los días hago el mismo trayecto para ir a trabajar, 20 minutos por una carretera nacional, con un límite de 100Km/h, buen límite.

Además hay algunos tramos que debido a cruces en los que se limita a 70  y a zonas pobladas a 50.

Bien, pues todos los días, hay no uno, sino al menos diez coches, que me adelantan, normalmente cuando voy a 100km/h, por su linea discontinua, pero no precisamente despacio hay algunos a los que casi ni los ves alejarse, y pegados a ti hasta que te adelantan, tan pegados que no hace falta que des un frenazo para que se choquen contigo, sino que con soltar el acelerador no les daría tiempo a reaccionar .

Luego están los que una vez llegas a las zonas de menor velocidad, e igual que anteriormente, se pegan a la culera del coche, y se pasan por el forro la distancia de seguridad, y hay algunos que me han adelantado en línea continua, en medio de un cruce, pitando, y ya no solo coches, sino también trailers.

Y luego se quejaran de que les ponen multas, lo que tenían es que estar sin carné y sin coche, por poner en peligro la seguridad del resto de conductores.

Acerca de la conducción


Después de ver, como la DGT fracasaba con la tontería de los 110Km/h, de ver como lo que quieren es llenarse los bolsillos más que evitar que haya accidentes, hoy quiero hablar sobre el verdadero peligro, los conductores imbéciles.

Y es que no tienen otro nombre, el imbécil que te adelanta en una nacional, en medio de un cruce, con línea continua, antes de una curva y por lo menos a 150. Ese tipo de gente, que no sólo se juega su vida, sino la tuya, y la del que venga por el otro carril. Esa gente que le da igual destrozar coches. Tras 4 meses yendo a trabajar por la misma carretera, una nacional, se observa el patrón de conducta, son los que se pasan por el forro la distancia de seguridad, que se te pegan hasta que te pueden adelantar, aunque tu ya vayas a la velocidad máxima de la vía.

Y por eso le propongo a la D.G.T. que aparte del examen psicotécnico, realice también un examen psicológico, pero en condiciones, limpiar las carreteras de esos peligros, que a mi no me importa que vayas a 180 en una autovía como es la que hay de Cáceres a Mérida, que es recta y tienes visibilidad de sobra, pero que nos quiten a los que se ponen a 120 en una nacional llena de curvas y cruces.