Maldita sea


Pensad maldita sea, estamos en un país con millones de borregos y yo digo pensad maldita sea, tenéis todos los malditos medios a vuestro alcance y no os molestáis en investigar ni siquiera un poco.

Ha pasado el tiempo de las palabra suaves y las acciones indirectas, estoy cansado, harto, de que cada una de vuestras estúpidas acciones tenga su efecto negativo en mi vida, en serio, votantes estúpidos de cada uno de los grandes partidos, que observáis como completan el vaivén el uno del otro, estoy cansado de que por vuestra falta de criterio yo tenga que comerme los peores recortes y los peores abusos sobre nuestros derechos de nuestra “democracia”.

Y sí, os acuso a vosotros, inactivos, parapléjicos mentales que permitís cada día que el retroceso hacia una época, que añoráis sin conocer, avance, sin ponerle freno, sin pensar en las consecuencias.

Estoy mas que cansado de tener que depender de incapaces mentales, de gente la cual su voto vale lo mismo que el mío, y a la cual la ley de la adaptación habría desechado hace tiempo.

Se acabaron las medias tintas, se está librando una guerra, con la humanidad o contra la humanidad, ya no hay nadie que se pueda quedar en medio.

Y maldita sea, ¿en que bando estás?

¿españoles?

Minientrada


Viendo como están las cosas hoy en día, uno ya se llega a preguntar si es que somos españoles, con cada recorte se infringe gravemente la constitución, con cada carga contra las manifestaciones se violan derechos, que nos corresponden por ser españoles, y llega una a hacerse la pregunta ¿será que no somo españoles?, que se hayan reunido en secreto para declararnos extranjeros, ya que los políticos y banqueros son los únicos que no están recibiendo los recortes y los palos. Cualquier cosa es posible.